teatinos logo crossfit malaga

FLOSSING: El vendaje compresivo con Banda Elástica

En el ámbito deportivo, existe una continua tendencia y esperanza por encontrar la fórmula perfecta que ayude a los atletas a mejorar el rendimiento y acelerar la recuperación. Con esa finalidad, una de las técnicas más utilizadas en los últimos años ha sido denominada como Flossing.

 

¿Qué es el Flossing?

El Flossing es una técnica de vendaje compresivo realizado con una banda elástica, normalmente de caucho, aplicado alrededor de un segmento corporal o articulación a la vez que se realizan movimientos generales como la sentadilla, o específicos de una articulación como la flexión dorsal y plantar del tobillo.

 

Posibles efectos

Starrett y Cordoza (2015) en su libro Becoming a supple leopard 2nd edition: The ultimate guide to resolving pain, preventing injury, and optimizing athletic performance” sugirieron que su uso podía aumentar el rango de movimiento y/o rendimiento, acelerar la recuperación y disminuir el dolor causado por diversas enfermedades o lesiones.

Eggers et al. (2018), en su libro titulado Flossing: técnicas de aplicación de las bandas compresivas” también sugirieron como efectos, el alivio del dolor, la mejora de la movilidad, la reducción de hinchazones, el desarrollo y fortalecimiento de los músculos y la mejora de la coordinación.

Otros autores han demostrado que el Flosssing aumenta el rango de movimiento sin alterar la potencia (Maust et al., 2021) ni la rigidez muscular (Vogrin et al, 2020). Sin embargo, Konrad et al, (2021) en su revisión de la bibliografía sugirieron que el aumento del rango de movimiento puede deberse a un aumento de la tolerancia al estiramiento más que a cambios estructurales del tejido. Asimismo, reportaron que en los estudios analizados no encontraron evidencia de que el Flossing provoque deterioro del rendimiento.

 

Posibles mecanismos de acción

Hasta la fecha, no existen estudios científicos que aclaren sus mecanismos de acción, sin embargo, aunque son especulaciones, sus posibles efectos se atribuyen a distintos mecanismos:

Mecanismos circulatorios y de drenaje tisular

Al aplicar el vendaje compresivo se reduce el riego sanguíneo y se obliga en cierto modo el líquido a abandonar los tejidos. Una vez se acaba la técnica y se elimina el vendaje, tanto la sangre como la linfa pueden volver a circular libremente. Por lo tanto, se piensa que una ves acabada la compresión y vuelta del riego sanguíneo se drenan los metabolitos y residuos existentes en los tejidos lo que puede contribuir a su recuperación.

 

Mecanismos mecánicos

Existe la creencia de que el uso del Flossing puede estimular los mecanorreceptores en las capas fasciales subyacentes, lo que conduce a la reperfusión del tejido comprimido (lo que conduce a un aumento del flujo sanguíneo), o causa el cizallamiento de la fascia y, en consecuencia, se restaurará el potencial de deslizamiento de la fascia (Eggers, 2018; Konrad et al., 2021; Starrett, 2015). La estimulación de esos receptores produce un aumento de las señales sensoriales que llegan al sistema nervioso central provocando la inhibición de los estímulos de dolor. Asimismo, el efecto compresivo y de movilización de tejidos podría tener un efecto de aumento del liquido de la matriz extracelular que ayudaría en la disminución de la viscosidad fascial y en la mejora del deslizamiento entre las distintas capas o entre las fascias y los tejidos adyacentes (Konrad et al., 2021; Eggers, 2018). El estímulo mecánico junto a la mejora del deslizamiento entre capas podría ser la causa de la mejora en las adherencias producidas después de una intervención quirúrgica o en periodos de falta de movimiento (sedentarismo, inmovilización, etc.) (Eggers, 2018).

 

Mecanismos sensitivos

Las estructuras articulares como los ligamentos, cápsulas, tendones, etc., son elementos compuestos por una gran variedad de receptores sensitivos que ante una lesión emiten señales ascendentes al sistema nervioso central que provocan respuestas inhibitorias sensomotoras que resultan en alteraciones de la coordinación y propiocepción. El efecto de descongestión del flossing puede desencadenar una reintegración propioceptiva/sensomotora la cual podría ayudar a revertir los efectos que se producen ante una lesión articular como la impotencia funcional, hinchazón, pérdida de movilidad y disfunción muscular.

 

Mecanismos bioquímicos

La realización de ejercicio con el vendaje compresivo aplicado disminuye el suministro de sangre a los músculos activos. Esto provoca una disminución del oxigeno disponible, aumento del PH y mayor acumulación de lactato que conduce a una mayor secreción de hormona del crecimiento. Lo que favorecería el crecimiento muscular (Eggers, 2018). Esto podría explicar otra técnica también muy extendida la cual trateremos en un post futuro llamada: Blood flow training o Entrenamiento Oclusivo.

 

Mecanismos Inhibitorios del dolor

Debido al mecanismo neurofisiológico de inhibición descendente, cualquier estímulo aplicado a una zona dañada y dolorida envía información sensitiva ascendente que estimula ciertas estructuras corticales las cuales segregan sustancias endógenas que modulan e inhiben el dolor.

 

Indicaciones (Eggers, 2018)

Puede aplicarse en cuadros dolorosos y restricciones de la movilidad de las extremidades y el tronco:

  • Mialgias
  • Dolores y limitaciones de la movilidad de ligamentos y articulaciones
  • Hinchazón
  • Dolores puntuales
  • Cicatrices y adherencias tras intervenciones quirúrgicas
  • Desarrollo muscular (Blood Flow Restriction Training, o entrenamiento de oclusión)
  • Regeneración después del entrenamiento, en caso de agujetas
  • Como posible coadyuvante en caso de afecciones espásticas y hemiparesias dolorosas, quizá mediante movimientos pasivos

NOTA: Para que se pueda aplicar sobre la piel, no debe haber heridas abiertas o graves irritaciones cutáneas

 

Contraindicaciones Absolutas (Eggers, 2018):

  • Lesiones o quemaduras en la zona afectada
  • Alergia al caucho, aunque quizá pueda aplicarse sobre la ropa
  • Enfermedades agudas por microorganismos
  • Trombosis y enfermedades venosas agudas
  • Enfermedad arterial oclusiva
  • Tumores, por riesgo de metástasis
  • Rechazo de la aplicación
  • Insuficiencia cardíaca, por riesgo de sobrecarga de volumen
  • Enfermedades inflamatorias crónicas como, por ejemplo, gota: calor, enrojecimiento, hinchazón, dolor, limitación de la función
  • Toma de inhibidores de la coagulación: anticoagulantes e inhibidores nuevos de la coagulación

 

Contraindicaciones Relativas (Aplicar con precaución) (Eggers, 2018):

  • Componentes psícológicos: el paciente se siente muy oprimido por la colocación del vendaje compresivo

 

Posibles Efectos Secundarios (Eggers, 2018):

  • Hematomas: hay que informar al paciente de su posible aparición.
  • Dolor en la piel: se puede tratar con la técnica de empuje muscular después del tratamiento
  • Sensación de debilidad transitoria
  • Síntomas vegetativos: debilidad circulatoria, accesos de sudor…

 

Modo de aplicación

A la hora de aplicar el Flossing debemos tener en cuenta los siguientes factores:

  • Fuerza de la tensión
  • Dirección de la tensión/aplicación
  • Zona a cubrir
  • Movimiento a realizar

  

Fuerza de Tensión

La fuerza de tensión va relacionada a la cantidad de estiramiento al que sometemos a la banda en su aplicación. En primer lugar, debemos testear la capacidad estiramiento que tiene la banda para conocer su capacidad y poder calcular mejor el porcentaje de estiramiento que le estamos aplicando. Como norma general, la fuerza de la tensión que se aplica es de entre un 60 y un 80% del máximo. La primera vuelta se realiza con un 50% y se aumenta la tensión para el resto de la región tratada. Asimismo, se puede variar de tensión para poner un mayor énfasis en la zona tratada, aplicando el 50% en la zona contraria (cara posterior del brazo) y un 60-70% en la zona a tratar (cara anterior del brazo en tratamiento del bíceps, por ejemplo).

 

Dirección de la Tensión/Aplicación

La dirección de aplicación puede usarse como elemento corrector adicional. Por ejemplo, podemos realizar la aplicación en sentido de la rotación externa de rodilla para provocar una corrección en ese sentido mientras aplicamos la tensión. Con esta ayuda, podemos acentuar la eficacia del tratamiento en situaciones en las que encontremos una rotación o tendencia a la rotación interna de rodilla en ciertos ejercicios y/o movimientos funcionales. Para tratamiento correctivo, imitar el gesto alterado.

El sentido de aplicación del vendaje suele ser de distal a proximal para ayudar al retorno venoso y drenaje linfático.

 

Zona a cubrir

Después de una primera vuelta del vendaje en la que se efectua un solapamiento del 100% del ancho de la banda, en las siguientes de realiza un solapamiento del 50% en cada vuelta de forma que vamos avanzando en la cobertura de la zona a tratar. Para obtener los mayores beneficios de esta técnica, es importante conocer bien la zona lesionada en la que la vamos a aplicar. Para ello, es aconsejable conocer la anatomía y biomecánica articular y del tejido tratado, así como, sus posibles complicaciones (nervios superficiales que podríamos comprimir, etc..).

 

Movimiento a realizar

Conociendo la biomecánica del tejido o articulación que se va a tratar es fácil elegir el movimiento o secuencia de movimientos que ayuden a mejorar la alteración o disfunción. Se pueden realizar movimientos articulares específicos (flexión, rotación, supinación, etc…), gestos funcionales multiarticulares complejos (sentadilla, lunge, pull-up, etc…) o una combinación de ambos.

Mi recomendación es de comenzar por los movimientos analíticos en el mayor rango de movimiento posible para la mejora de rango articular, etc…, de la zona, y seguir con movimientos funcionales que integren esas ganancias en gestos más globales.

 

Frecuencia de aplicación

El Flossing se puede aplicar hasta varias veces al dia y su frecuencia de aplicación irá determinada por la tolerancia del paciente/deportista tratado.

Una propuesta de aplicación podría ser:

  • Ejercicio/movimiento específico: 1-2min o 10-12 repeticiones lentas en todo el rango articular. En el movimiento articular más limitado. Si se aplica sobre un músculo, realizar el gesto antagonista de ese músculo (por ejemplo: máxima flexión de rodilla en tratamiento de cuádriceps).
  • Ejercicio/movimiento Funcional/Global: 1-2min o 10-12 repeticiones lentas en todo el rango articular. En el movimiento funcional/global más limitado o implicado en la restricción (sentadilla, peso muerto, etc…)
  • 1 vez al día (o más si se tolera y considera necesario)
  • Varios días a la semana: Se puede aplicar a diario si el paciente/deportista lo tolera bien y se han resuelto los efectos secundarios del vendaje del dia anterior.

 

Aplicaciones prácticas

En función de la creatividad del terapeuta y debido a la multitud de alteraciones musculo-esqueléticas que nos podemos encontrar, son infinitas las aplicaciones que se pueden realizar con el Flossing. Sin embargo, en este apartado nos limitaremos a mostrar unas aplicaciones prácticas en formato video para algunas de las articulaciones más comunes: el tobillo, la rodilla y el hombro.

 


Tobillo

 


Rodilla

 

 


Hombro


Conclusiones

En general, aunque aún no se conocen sus mecanismos de acción reales, existe evidencia de que el Flossing aplicado en la articulación o en el tejido blando puede aumentar el rango de movimiento de la articulación relacionada. Aunque todavía no se comprende claramente, un posible mecanismo para tales cambios en el rango de movimiento probablemente se deba a una mayor tolerancia al estiramiento en lugar de cambios en los parámetros mecánicos del músculo (por ejemplo, rigidez) (Konrad, 2021).

Además, estudios con magnitudes del efecto de pequeña a moderada (poca evidencia) han mostrado que su uso en las articulaciones puede aumentar la altura del salto, y afectar positivamente a la fuerza isométrica si es aplicado en el muslo (Konrad, 2021).

En la reducción del dolor, algunos estudios de casos y estudios con tamaños de muestra pequeños informaron una reducción del dolor (causado por diversas enfermedades o lesiones) después de un tratamiento con Flossing. Sin embargo, se necesitan más pruebas y estudios controlados para comprender los efectos de un tratamiento o intervención con esta técnica (p. Ej., Durante varias semanas) sobre el dolor y la función muscular en las distintas enfermedades y/o agujetas o dolor muscular post-ejercicio (Konrad, 2021).

Como aporte personal en estas conclusiones finales, quiero manifestar que, aunque la ciencia no haya sido capaz de demostrar aun sus efectos, en la practica diaria, he podido comprobar de primera mano de forma evidente los beneficios y cambios provocados por esta técnica. Por lo tanto, mientras la ciencia se encarga de obtener mejores evidencias para refutar lo anteriormente expuesto y realizar nuevas aportaciones, es una técnica que recomiendo, siempre y cuando se respeten los principios básicos de aplicación,  se conozcan bien sus indicaciones y contraindicaciones y no se superen los límites de tolerancia.

 

Referencias

Konrad, A., Močnik, R., & Nakamura, M. (2021). Effects of tissue flossing on the healthy and impaired musculoskeletal system: A scoping review. Frontiers in Physiology12, 577.

Eggers, H. Stechmann, K. y Kreutzer, R. (2018). Flossing: técnicas de aplicación de las bandas compresivas. Barcelona, Editorial Paidotribo. Recuperado de https://elibro–net.uma.debiblio.com/es/ereader/uma/116845?page=25.

Maust, Z., Bradney, D., Collins, S. M., Wesley, C., & Bowman, T. G. (2021). The Effects of Soft Tissue Flossing on Hamstring Range of Motion and Lower Extremity Power. International Journal of Sports Physical Therapy16(3), 689.

Starrett, K., & Cordoza, G. (2015). Becoming a supple leopard 2nd edition: The ultimate guide to resolving pain, preventing injury, and optimizing athletic performance. Victory Belt Publishing.

Vogrin, M., Novak, F., Licen, T., Greiner, N., Mikl, S., & Kalc, M. (2020). Acute effects of tissue flossing on ankle range of motion and tensiomyography parameters. Journal of sport rehabilitation30(1), 129-135.